BENVINGUTS AL RACÓ DE LES LLETRES DE SANTI BARÓ, SI T’AGRADEN ELS LLIBRES, L’ART I LA CULTURA, AQUEST ÉS EL TEU LLOC.

diumenge, 2 de setembre de 2018

#INSTANOVELA


 
Hace unos días, el quince de agosto para ser exactos, abrí una cuenta en Instagram, santibaro14, el 14, que era mi dorsal cuando jugaba al futbol por Cruyff, para diferenciarme de otros Santis y otros Baró, que ya tenían pillado el nombre. Con ello no amplié mis redes sociales ya que he cerrado Twitter. Tal vez si algún día vuelve la libertad de expresión a España lo vuelva a abrir, pero ahora mismo no quiero arriesgarme a acabar en prisión por hablar de ciertos vagos con pedigrí que mantenemos entre todos.

Más allá de fotografiar mi vida (vuelvo a hablar de Instagram), cosa que me acostumbré a hacer por wasap y echo de menos, quería aterrizar en esta nueva (para mí) red social, ofreciendo algo diferente y como que me van los retos (recordar el post anterior), lo encontré. Una instanovela, a bocajarro, sin argumento ni guion, medía página por instacapítulo acabado siempre en un cliffhanger (final en alto) y a dejarla crecer.

Dicho y hecho, ya voy por el instacapítulo 12 y no hay noche que no me asalte el protagonista jodiéndome horas de sueño. Empecé con la primera frase que cruzó mi mente, esta:

“Desde el otro lado de la barra la chica me miró con la boca entreabierta y expresión cansada”

 
 
 
 No tenía nada más que eso, solo eso, pero sin darme cuenta la hada de la creación vino a visitarme y me regaló un hombre que, como yo, se encontraba delante de la barra de un bar sin saber ni quien era, ni como había llegado hasta ahí, ni que le pasaba… Que miedo al darme cuenta de que ese era yo, atrapado en mi propio reto creando un personaje identificado en un argumento que no es más que una hoja en blanco.

Y me fascina, porque se ha levantado tal temporal que intentar llevar la nave a puerto sin naufragar será más que complicado. Y eso, ante el panorama que me espera los próximos meses con una megapublicación con Planeta a la vuelta de la esquina y su correspondiente  megapromoción, una obra a medias que debo entregar a principios de octubre, mis alumnos de novela apretando fuerte con sesiones diarias de skype, autores de mi agencia apunto de publicar su primer libro, informes de lectura amontonados en un rincón de mi mesa y unas vacaciones que me tomo ya o exploto; eso, no parece de persona inteligente (nunca he dicho que lo sea), más bien de persona imprudente, insensata y temeraria que cuando algo le hace el tilín de la pasión se pierde. Yo.

No quiero despedirme sin aprovechar la ocasión de acabar este blog también en alto, como en mi Instanovela, y es que tu no lo sabes, pero estoy a punto de llamar a tu puerta.

 

   

 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada